lunes, 7 de diciembre de 2015

¿Cuál es el tipo de fraude más común?

Durante el desarrollo del Curso Taller Smart-Audit (Auditoría Inteli-Gente), que impartí in-house, recientemente, para el equipo de auditoría interna de una prestigiosa organización del sector financiero de Perú, un auditor se me acerco durante una pausa y me pregunto: 

¿Cuál es el tipo de fraude más común?

Le respondí, sin dudar un segundo, que en mi opinión el tipo de fraude que más frecuentemente afecta a cualquier organización es:

La malversación de activos

La malversación implica el robo o el uso indebido de los activos de una organización (por ejemplo, desvío de ingresos, robo de existencias o inventarios, fraude en la nómina). Los activos de una organización, tanto tangibles (por ejemplo: efectivo o inventarios) como intangibles (por ejemplo: derecho de autor o información confidencial), pueden ser objeto de malversación por parte de empleados, clientes o proveedores.

La organización debería asegurarse que existan controles implementados para proteger tales activos. Los esquemas más comunes incluyen malversación por parte de:

Empleados:

Creación de y pago a proveedores ficticios.
Pago de facturas sobrevaloradas (infladas) o ficticas.
Facturas por bienes no recibidos o servicios no realizados.
Robo de inventarios o utilización de activos de la organización para beneficio personal.
Reporte de gastos falsos o sobrevalorados (inflados).
Robo o uso de información confidencial de la organización.

Empleados en colusión con proveedores, clientes o terceras partes:

Pagos de facturas sobrevaloradas (infladas) o ficticias.
Emisión de notas de crédito sobrevaloradas (infladas) o ficticias.
Facturas por bienes no recibidos o servicios no realizados.
Precios o entregas preferenciales.
Manipulación de licitaciones, sorteos o proceso de adjudicar contratos.
Robo o uso de información confidencial de la organización.

Proveedores:

Pagos de facturas sobrevaloradas (infladas) o ficticias.
Despachos incompletos / con faltantes o sustitución por bienes de menor calidad.
Facturas por bienes no recibidos o servicios no realizados.

Clientes:

Reclamos falsos por bienes dañados o devueltos así como por despachos incompletos.

La proteccion contra estos riesgos requiere no solamente de controles de protección física sino también de controles periódicos de detección, tales como: conteos físico de inventarios y reconciliación del auxiliar con la cuenta correspondiente del mayor general. Recuerde que un perpetrador de fraude astuto tendrá en cuenta estos controles y diseñara un esquema de fraude que evite o se oculte de ellos.

Para finalizar, recuerde que:

“Lo único que necesita para que triunfe el mal es
que los hombres buenos no hagan nada”
Edmund Burke, estadista y filósofo británico.

Los auditores internos tenemos el compromiso de frenar las conductas inapropiadas, convertirnos en un dique de contención, en una barrera protectora; a través de promover la integridad y transparencia en todos los niveles de la organización. Indiscutiblemente que para combatir los graves problemas de fraudes que afectan a todas las entidades, tenemos la responsabilidad de contestar el llamado:
           
“El lugar más caliente en el infierno está reservado para quienes,
en un período de crisis moral, se mantienen neutrales”
Dante, poeta, prosista, teórico de la literatura, filósofo y pensador político italiano.

¿Te ha gustado la información? ¡Compártela con otro auditor interno!

2 comentarios:

  1. Excelente definición de los componentes de riesgo a fraude en las compañías.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Samuel, por dejarnos saber tu opinión sobre este importante tema que afecta a todas las organizaciones. Saludos,

      Eliminar