miércoles, 7 de agosto de 2013

Unidades de Auditoría Interna. Evaluaciones de Calidad Percibida

Jesús Aisa Diez
Como ya hemos comentado en otras ocasiones, el Marco Internacional para la Práctica Profesional de la Auditoría Interna, incluye entre sus postulados la Norma 1300 relativa a los Programas de Aseguramiento y Mejora de la Calidad, facultando para ello, en lo que se refiere a las evaluaciones periódicas externas, a equipos de evaluación cualificados e independientes.

Entre el material objeto de tramitación por parte de los evaluadores de la calidad de las Unidades de Auditoría Interna, se encuentran las encuestas anónimas del grado de satisfacción de los clientes internos de la función auditora, así como la de los miembros del propio equipo auditor. Con estas encuestas lo que se pretende conocer es la opinión de ambos colectivos respecto de la actividad desarrollada, fundamentalmente respecto del grado de cumplimiento y atención de sus expectativas como responsables auditados y auditores, respectivamente.

Para ello las encuestas a los clientes de auditoría incluyen 24 preguntas, del tipo: Objetividad de los auditores internos. Profesionalidad de los auditores internos. Conocimiento del sector auditado, organización y procesos del negocio. Calidad de la relación y afinidad entre los auditores y el área de responsabilidad del encuestado. Alcance del trabajo de auditoría. Oportunidad de trabajo de auditoría y su informe. Etcétera.

Mientras que las encuestas a los auditores es más amplia, 36 preguntas, entre ellas: Si la actividad de Auditoría Interna les ha brindado la oportunidad de capacitarse/obtener la experiencia adecuada a través de seminarios o cursos de formación. Grado de responsabilidades en el desarrollo de los trabajos. Si consideran que tienen ocasión de participar en la planificación de las auditorías.  Si su opinión es tenida en consideración en la determinación del alcance de los trabajos en el que participan. Los aspectos que más les agrada de su actividad, así como los que se deberían cambiar, ...

El resultado de estas encuestas, tanto de un colectivo como del otro, permiten a los evaluadores a anticipar el conocimiento del entorno en el que se desenvuelve la actividad a supervisar, así como también sus posibles fortalezas y debilidades en base a la opinión subjetiva de sus protagonistas. Por ello, al finalizar el proceso evaluador se facilita a los responsables de la Unidad de Auditoría Interna valorada, el resultado agregado de las respuestas obtenidas, y su comparativa con la media histórica de las respuestas de las Unidades previamente evaluadas. Por ejemplo:
Gráfico representativo respuestas de los clientes (color oscuro, UAI evaluada; color claro, acumulado).

Grafico representativo respuestas de los auditores.

La utilidad de estas informaciones, aparte de conocer en qué aspectos concretos existirían oportunidades de mejora, según los resultados de sus respuestas en relación con el acumulado histórico de los datos disponibles, también permitirán a los responsables de la Unidad Auditora, así como a los miembros de la Comisión de Auditoría con quienes debe compartirse esta información, sacar otro tipo de conclusiones. 

Supongamos una respuesta de los clientes como la que recoge el primer gráfico, en el que puede observarse que el grado de satisfacción de los clientes internos es muy bueno, incluso podríamos decir que excepcionalmente positivo. Lo cual, en principio, sería para sentirse muy orgulloso, pues demostraría que la calidad del trabajo de auditoría, entendido esta como el cumplimiento de las expectativas de los clientes, se encuentra en un nivel máximo.

Ahora bien, si de verdad nos encontrásemos con un caso como este, no habría que preguntarse por qué conseguimos estos buenos resultados, dónde radica nuestro éxito. 

En mi opinión, y es algo que habría que analizar con detalle, entiendo que unos resultados tan excepcionales podrían estar reflejando la existencia de un riesgo de falta de independencia y objetividad de los auditores, al estar emitiendo informes faltos de rigor y totalmente proclives a las decisiones de los gestores, es decir, sin la bondad necesaria para ser realmente útiles.

Una forma de poder opinar sobre el comportamiento real de dicha Unidad de Auditoría, sería observar simultáneamente las respuestas de los auditores; si esta fuese como la que recoge el segundo cuadro, que también es muy favorable a la gestión realizada en la organización analizada, podríamos pensar que, efectivamente, estamos delante de una UAI de alta calidad; pero si los resultados de los auditores estuviesen por debajo de la media de los facilitados en los demás casos analizados, resultaría prudente poner en cuestión la forma de desarrollar la función auditora, pues probablemente estaríamos ante un caso de falta de rigor en sus análisis.

Con estos comentarios lo que queríamos poner de manifiesto es que, en cualquier caso deberíamos conocer las razones por las que los resultados no estuviesen en el entorno de la media, pues tanto si están alejados de la misma por exceso, como por defecto, nos pueden estar indicando situaciones que precisasen ser corregidas. En el buen entendido que lo dicho resultará válido para situaciones de desviaciones positivas o negativas desproporcionadas.

Espero que compartan estas reflexiones, que solo pretenden poner de manifiesto que tan malo sería pasarse en nuestra labor supervisora, haciéndola “policiaca” o   “fiscalizadora”, como el no llegar,  desarrollándose de forma “paternalista”. La virtud, como bien sabemos, no se encuentra en los extremos.

Para aquellos que atienden la lectura de mis artículos, dado que el mes de Agosto es el mes de vacaciones por excelencia, es muy probable que durante el mismo no estén en disposición de entrar en el blog, por lo que resultará prudente abrir un paréntesis durante este periodo, dejándolo para dentro de unas semanas los nuevos comentarios. Felices vacaciones.

Artículo Publicado en el Blog: Auditoría Interna del Siglo XXI
http://auditoriainternasiglo21.blogspot.com.es/

Jesús Aisa Díez Ex-Subdirector General Corporativo de Auditoría Interna de Telefónica SA. Director Proyectos de Evaluaciones de Calidad del IAI España. Director Técnico de FSH Consulting.
                                                                                                                                  
¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo con otro auditor interno!

No hay comentarios:

Publicar un comentario