miércoles, 25 de junio de 2014

El tamaño no importa

Algunas de las lecciones más profundas de mi carrera profesional las he aprendido de otros colegas auditores internos, por lo que a continuación les presento un ejemplo: Después de pronunciar una conferencia incompany sobre ‘La Implementación Exitosa de un Programa de Aseguramiento y Mejora de la Calidad para la Función de Auditoría Interna”, ante una importante organización gubernamental de Medellín que agrupa a un conjunto de instituciones y empresas con Departamentos de Auditoría Interna de diversos tamaños, una colega se me acercó para preguntarme lo siguiente:

¿Cree usted que un departamento de auditoría pequeño
puede cumplir completamente con la Normas de calidad
del IIA, implementar las mejores prácticas de la profesión
 y desarrollar un trabajo de auditoría de clase mundial?

La mejor forma que encontré para contestar esta pregunta fue realizando otra:

¿Sabes cuál es el restaurante de sushi más famoso de Japón?

Luego procedía a explicar que es el restaurante propiedad de Jiro Ono, muchos japoneses darían lo que fuera por probar las piezas de sushi de Jiro Ono, quien ha sido declarado “tesoro nacional viviente de Japón” está considerado por muchos como el mejor chef de sushi. El Sr. Ono es propietario de un pequeño restaurante de sushi (de diez asientos) en una de las estaciones de metro. Este local que podría pasar desapercibido para cualquiera que visite la zona. Los amantes del sushi del mundo entero tratan con meses de antelación de ver cumplido sus sueños de comer en este local.

En marzo del 2012, se estrenó a nivel mundial un documental llamado: “JIRO DREAMS OF SUSHI”. La película es la historia de Jiro Ono, de 85 años de edad, durante toda su vida Jiro ha trabajado en desarrollar su maestría, pero incluso a su edad afirma con rotundidad que todavía, cada día, aspira a avanzar en el logro de la perfección. Si vemos el film o simplemente un avance promocional del mismo, resulta maravilloso ver el modo en que Jiro Ono mima los ingredientes, la satisfacción reflejada en su rostro por las cosas bien hechas, la integridad absoluta que trasmiten sus movimientos, la PASION que pone en todo lo que hace….

¡Sencillamente grandioso!
La moraleja de esta historia es que:

“El tamaño no importa”

En cualquier lugar en que estés y sin importar la cantidad de auditores que tengas, pueden ser 150 o solamente tú, tienes la responsabilidad de buscar la excelencia, lograr un rendimiento de primera, constantemente innovar y lograr una ejecución impecable de cada una de las actividades que se realicen en el departamento.

¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo con otro auditor interno!

7 comentarios:

  1. Muchas gracias por el ejemplo, en realidad motivador además de enriquecedor.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por compartir la metafora, muy enriquecedor.

    ResponderEliminar
  3. Respuestas
    1. Muchas gracias Eliana y José por sus comentarios, los cuales son una fuente de gran motivación que nos inspira a continuar compartiendo nuestras ideas a través de este medio. Saludos a ambos,

      Eliminar
  4. Gracias por el puntapiés, se avanza más rápido que paso a paso, cierto que nadie lo puede hacer mi, gracias de nuevo por compartir esta experiencia, muy motivador, lo seguiré intentando.

    ResponderEliminar