lunes, 15 de junio de 2015

14 Formas para convertirnos en auditores internos más efectivos

La palabra eficiencia proviene del latín efficientia que en español quiere decir: acción, fuerza, producción. Se define como la capacidad de disponer de alguien o de algo para conseguir un efecto determinado.  Podemos definir la eficiencia como la relación entre los recursos utilizados en un proyecto y los logros conseguidos con el mismo. Se entiende que la eficiencia se da, cuando se utilizan menos recursos para lograr un mismo objetivo. En otras palabras la eficiencia hace referencia en la mejor utilización de los recursos.

Resumiendo la eficiencia significa hacer más con menos.

La profesión de auditoría interna está re-enfocando y expandiendo sus horizontes, no solamente somos juzgados por los productos y servicios que ofertamos a nuestros clientes, sino que también se nos exige credibilidad en la calidad del trabajo que realizamos, debemos considerar qué tan bien podemos realizar nuestra función.

Si eres uno más, muy pronto te convertiras en uno menos.

Recuerde que los auditores que revisan los procesos de negocio tienen que ayudar a los dueños de esos procesos a mejorar los ciclos de tiempo, la productividad, calidad, rotación del personal, satisfacción al cliente y los resultados financieros.  El agregar valor contribuye a que los auditores se conviertan en catalizadores del cambio para procesos de negocio inefectivos  e ineficientes.

Ante esta situación es vital que nos preguntemos:

¿Cuáles son las estrategias más efectivas?;
¿Cómo puedo hacer más con menos?
¿Cuáles son las mejores prácticas?;
¿Qué debo cambiar?; 
¿Cómo puedo alcanzar el éxito?;

Y la pregunta más importante es:

¿Cómo nos convertirnos en auditores más efectivos?

A continuación compartimos 14 Formas para convertirnos en auditores internos más efectivos, de acuerdo con Neil Baker en su artículo “Tougher at the Top” publicado en la Revista Internal Auditing & Risk del IIA-UK, los auditores internos somos más efectivos cuando:

1.    Entienden como se relaciona su rol de líder de auditoría interna con las
Normas y el Marco para la Práctica Profesional del IIA.
2.    Identifican sus clientes y sus diversas necesidades.
3.    Identifican y manejan el conflicto de las necesidades de sus clientes y expectativas.
4.    Se aseguran que su proceso de auditoría fortalece el gobierno corporativo.
5.    Le comunican al comité de auditoría y otras partes interesadas el propósito, naturaleza y alcance de su trabajo.
6.    Alinean las competencias individuales del personal de su departamento con el proceso de excelencia y con las necesidades y expectativas de sus clientes.
7.    Se aseguran que sus auditores posean las competencias requeridas.
8.    Organizan las asignaciones del personal de forma creativa, convinan la experiencia interna y externa cuando sea apropiado.
9.    Supervisan las actividades del personal bajo su mando adecuadamente,
10. Establecen y mantienen la percepción de independencia.
11. Se apoyan en la tecnología cuando sea posible.
12. Usan la mercadotecnia, marca y su influencia personal para posicionar al departamento de auditoría interna como un componente clave para el éxito organizacional.
13. Preparan la nueva generación de líderes dentro de auditoría interna.
14. Se establecen a sí mismo como un líder, no sólo en auditoría interna, sino a lo largo de la organización.

Esperamos que estas 14 recomendaciones sean de utilidad para los lectores del blog y si desean agregar otras lo pueden hacer a través de sus comentarios.

¿Te ha gustado la información? ¡Compártela con otro auditor interno!

1 comentario: