lunes, 28 de marzo de 2016

10 Ideas de la sabiduría zen para un líder de auditoría interna

La palabra zen es la pronunciación en japonés de la palabra china chan (), que a su vez deriva de la palabra sánscrita dhiana, que significa “Meditación”. Apartándose del conocimiento teórico o intelectual, el zen busca la experiencia de la sabiduría más allá del discurso racional.

¿Qué sabiduría debería tener un líder de auditoría interna?

1.    Pasión - Vive de forma plena, con una motivación y disciplina, que le permite mantenerse actualizado sobre conocimientos del sector económico que opera su organización, así como de las Normas y mejores prácticas; destrezas técnicas; habilidades para implantar y mejorar procesos tanto financieros como operativos y de negocio; sólidas habilidades de comunicación y presentación.

2.    Visión – Medita que realmente es esencial para el éxito del negocio, por lo cual solamente selecciona para realizar su trabajo áreas estratégicas y procesos vitales; y lo demás es descartado.

3.    Neutralidad: Basa su trabajo en proporcionar una evaluación objetiva del estado de las actividades de gestión de riesgos, control interno, gobierno corporativo y vigilancia de la organización. Ofrece de forma independiente juicios imparciales y neutrales al realizar su trabajo.

4.    Enfoque: Centra su plan de auditoría en los riesgos que enfrenta el negocio para brindar servicios de aseguramiento y consultoría sobre la eficacia de las actividades de gestión de riesgos, en cuanto ayuda a asegurar que los riesgos claves del negocio son manejados apropiadamente y que el sistema de control interno opera eficazmente.

5.    Creatividad: Explora deliberadamente nuevos conceptos, métodos y estrategias. Es un profesional con ideas innovadoras principalmente al momento de recomendar el rediseño de procesos claves del negocio.

6.    Organización – Distribuye de forma efectiva las tareas diarias, hace una cosa a la vez y asigna tiempo para cada cosa. Hace las cosas pausadamente y con propósito. Emplea sus sentidos y su concentración, lo que le permite adecuarse a cada situación.

7.    Paciencia – Mantiene la cabeza fría, lo que le permite controlar sus impulsos y emociones al manejar comentarios negativos y situaciones conflictivas, de forma tal que no afecten los intereses de la organización.

8.    Coordinación: Es consciente que para alcanzar el éxito, es necesario la colaboración de todos los miembros del departamento de auditoria interna; por lo que realiza una adecuada coordinación con los otros proveedores de aseguramiento (segunda línea de defensa), con el fin de evitar duplicidad de esfuerzos.

9.    Empatía – Sonríe y ve los problemas detectados durante el desarrollo de un proyecto o asignación como una oportunidad única para ayudar a sus clientes a alcanzar sus objetivos y mejorar de forma significativa los procesos bajo revisión basados en su competencia técnica y conocimientos del negocio.

10. Simplicidad – Sabe que la simplicidad es uno de los más poderosos aliados que un profesional puede tener a la hora de ser más productivo; adicionalmente, considera la simplicidad como un elemento crítico al momento de redactar los informes, por lo que ha aprendido que menos muchas veces es más. La complejidad es enemiga de la fiabilidad.

¿Te ha gustado la información? ¡Compártela con otro auditor interno!

No hay comentarios:

Publicar un comentario