miércoles, 20 de agosto de 2014

7 Pecados que los clientes no perdonarán a sus auditores internos

No entender cómo funciona el negocio – La credibilidad del departamento se debilita cuando el cliente tiene que explicar en cada trabajo como funciona el proceso, cuando el auditor no es capaz de enlazar las actividades criticas de control con los objetivos estratégicos del área y cuando el equipo no tiene conocimientos de las mejores prácticas del sector que opera su organización.

Mala actitud - Necesitamos contratar profesionales de auditoría interna con una buena actitud hacia el trabajo, debemos atraer personas, que sean creativas, entiendan sobre  riesgos, control interno y gobierno corporativo; y que se comuniquen bien y estén motivados a asumir un rol proactivo de colaboración.

No mantener un desarrollo técnico - Los auditores internos son responsables de continuar su formación profesional a fin de mejorar y mantener su competencia técnica a través de cada día perfeccionar los conocimientos, aptitudes y destrezas.

Olvidarse de los riesgos – Es tu responsabilidad evaluar las exposiciones a los riesgos en relación a: consecución de los objetivos estratégicos; fiabilidad y la integridad de la información; eficacia y la eficiencia de las operaciones; custodia de activos; y cumplimiento con leyes, regulaciones, políticas, procedimientos y contratos.

Fallas éticas – Se espera que cada auditor interno desempeñe su trabajo con honestidad, diligencia y responsabilidad. La falta de integridad, objetividad o problemas en la confidencialidad de un solo de los miembros del equipo afecta la imagen completa del trabajo realizado por todo el departamento.

Arrogancia – Una carrera llena de ascensos, logros profesionales o una formación académica impecable, ni tener todas las designaciones profesionales otorgadas por el IIA justifican un comportamiento arrogante.

Solo presentar errores y desviaciones – Olvidar que el auditor interno puede comunicar los logros obtenidos por el cliente, en términos de mejoras realizadas desde el último trabajo o del establecimiento de una operación adecuadamente contralada. Tenga presente que esta información puede resultar necesaria para reflejar fielmente las condiciones actuales y proporcionar al informe de auditoría una perspectiva y equilibrio adecuados.

¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo con otro auditor interno!

No hay comentarios:

Publicar un comentario