lunes, 10 de febrero de 2014

In fraganti



Sorprender a alguien in fraganti viene a ser lo mismo que atraparlo con las manos en la masa, o sea, mientras está haciendo algo indebido. No hay necesidad de escribir in fraganti en cursiva ni entre comillas porque es castellano puro y duro, aunque pueda parecer latín. En realidad es la deformación del latinismo in flagranti (delicto), es decir, ‘en flagrante delito’.

Para una muestra solo falta un botón, recuerdan el Caso Paul Wolfowitz y el drama ético del Banco Mundial.  El 28 de enero del 2007, el entonces Presidente del Banco Mundial, Paul Wolfowitz fue atrapado in fraganti al ingresar a una mezquita en un viaje que hizo a Turquía, debido a que se vio obligado a develar un secreto íntimo, al tener que quitarse los zapatos, toda la humanidad pudo observar sus medias rotas, todos vimos en vivo y directo dos grandes agujeros en sus calcetines. 

Pero lo más sorprendente aun, es que el Sr. Wolfowitz no será recordado por la fotografía de sus dedos gordos asomándose, impúdicamente, a través de los agujeros de sus calcetines, sino por sus amores lucrativos con Shasha Riza, empleada del Banco Mundial, a quien le asignó un salario extraordinariamente alto.

Más adelante fue sorprendido de nuevo con las manos en la masa, debido a que entre marzo y abril de 2007, Wolfowitz estuvo envuelto en un escándalo de corrupción, al descubrirse que su novia (Shaha Riza), también empleada del Banco Mundial, había recibido importantes aumentos de sueldo (incluso por encima de lo que dictan las reglas de la organización) tras llegar Wolfowitz a la presidencia de la misma. El primero, de 47.300 dólares, supuso un incremento del 35,5%. El segundo, de 13.590 dólares, supuso un 7,5%. Estos aumentos violaban claramente las normas del banco, que permitían aumentos menores, del 12% y del 3,7% respectivamente. El salario de Shaha Riza alcanzó en 2007 los 193.590 dólares libres de impuestos.

De acuerdo, al periódico español El País: El Banco Mundial concluye que Wolfowitz violó el código ético al ascender a su novia.  El presidente del Banco Mundial, Paul Wolfowitz, violó las normas de esa institución  al otorgar un trato de favor (ascensos de sueldo y cargo) a su compañera sentimental, empleada del mismo organismo. Ésta es la conclusión del informe de la comisión especial designada para investigar el caso.

Ante esta nueva realidad del mundo empresarial: “Uno puede cerrar los ojos, pero no los oídos.  Y menos con los que  escuchamos la voz de la conciencia”.

Todos reconocemos que los valores éticos son un prerrequisito para el éxito, pero, sin embargo, algo nos sucede en el trayecto. La convicción de cada día ser mejor se van degradando hasta convertirse en compromiso de pagar las cuentas. En lugar de lograr un cambio, logramos un salario. En lugar de mirar hacia delante, miramos hacia atrás. En lugar de mirar hacia afuera, miramos hacia adentro. Y no nos agrada lo que vemos. Sin importar las circunstancias actúe de forma digna.

¿Te ha gustado el post? ¡Compártelo con otro auditor interno!

5 comentarios:

  1. Como este tipo de personas, en México tenemos muchos y no me refiero a los calcetines rotos, sino a políticos que se roban el dinero, que se enriquecen de la noche a la mañana, ¿donde esta la ética? ¿donde están los valores?, y lo peor de todo es que se van del país y nadie les hace nada. Lo que hace el dinero, la ambición del poder. Pero lo único que nos queda hacer es no ser como ellos y enseñarle a nuestros hijos el valor de ser una persona honrada, con ética y valores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Luis,
      Gracias por tu comentario, creo que estamos defendiendo el mismo problema en los demás paises de Latinoamerica. Completamente de acuerdo con tu planteamiento respecto a educar a nuestros hijos el valor de la honradez y la ética.
      Saludos,

      Eliminar
  2. Ana Matilde Gonzalez26 de febrero de 2014, 6:14

    Estas practicas son , lamentablemente, universales. Y peor aun, muchas veces, la misma sociedad te juzga mal , si ocupas una posicion importante y no saca lo tuyo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este tipo de situación, Ana Matilde lo importante es recordar la siguiente frase: “Siempre haga lo correcto - esto gratificará a algunos y atormentará al resto”
      Mark Twain, Escritor Norteamericano.
      Saludos y un abrazo,

      Eliminar
  3. Ana Matilde Gonzalez3 de marzo de 2014, 7:16

    Excelente mi querido profesor. Gracias y otro abrazo

    ResponderEliminar