sábado, 19 de enero de 2013

Vencer a toda costa

Debo de confesar que estas palabras de este atleta de alto desempeño me rompieron el corazón. El ciclista estadounidense Lance Armstrong confesó abiertamente en una entrevista en la televisión de su país que consumió sustancias prohibidas durante la mayor parte de su carrera, especialmente durante los siete Tour de Francia que ganó.

Al parecer nos hemos olvidado de los principios, valores éticos y de la integridad. Lamentablemente, la integridad es en la actualidad un producto perecedero. Los patrones morales se desmoronan en un mundo a la caza del dinero fácil y los atajos hacia el éxito. Basarse en principios implica aferrarse con firmeza a los que se cree correcto:   

¿Cuán firmemente están plantados sus pies?

La integridad incluye responsabilidad y férrea adhesión a valores y creencias.  La antítesis de la integridad es la indiferencia: no expresar o defender aquello que creemos.

“La integridad significa que usted hace lo que hace porque es correcto y no solo por estar de moda o por ser políticamente adecuado.  Una vida de principios, de no sucumbir ante las seductoras sirenas de una moral fácil, siempre prevalece”. Dennis Wailey

En matemáticas, un entero es un número que no es divisible en fracciones. De igual modo, un hombre de integridad no es divisible de sí mismo. No cree una cosa y dice otra; por tanto, no está en conflicto con sus propios principios. Hoy por hoy, y siempre, lo único que nos asegura la supervivencia es la firme integridad del personal de la  empresa.

El millonario filántropo Andrew Carnegie afirmó: “Un negocio rara vez se engrandece, a menos que se base en la más estricta integridad”. Esto se aplica a cualquier esfuerzo. Sólo hay un norte verdadero. Si su brújula está señalando cualquier otra dirección, su equipo está yendo por el camino equivocado. Una brújula moral da integridad a la visión. Ayuda a todas las personas de la organización a revisar sus motivaciones y a asegurarse de que están trabajando por las razones correctas.

Sin importar las circunstancias en su vida personal y profesional siempre actúe de forma digna:

“Siempre haga lo correcto – esto gratificará a algunos y atormentará al resto” Mark Twain, Escritor Norteamericano.

¿Te ha gustado la reflexión? ¡Dejamos saber tu opinión a través de un comentario! 

2 comentarios:

  1. Sin duda gran reflexión!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tomar parte de tu tiempo para dejarnos saber tu opinión sobre este tema.

    ResponderEliminar